4 acciones de neurociencia para hablar en público y mejorar tus presentaciones

  • No saber hablar bien en público es como ser analfabeto. Lluís Bassat
  • Los primeros 5 minutos son los más importantes

El primer publicista del mundo, Lluís Bassat, afirma que no saber hablar bien en público es como ser analfabeto. A pesar de que es una afirmación dura e impactante si la cogemos como base vemos que es verdad. Actualmente necesitamos saber hablar en público para tener éxito en nuestra vida personal y sobre todo profesional.

Ir a una entrevista de trabajo y que nos contraten, negociar con proveedor, conseguir un cliente, hacer amigos en una fiesta… en toda estas situaciones tendremos más éxito si sabemos hablar en público. Pero hay millones de personas que no saben expresarse bien, son extremadamente tímidas y no tienen claras las ideas que deben comunicar en cada caso.

Vamos a ver 4 acciones simples que pueden ayudarte a mejorar tu oratoria y a hacer mejor tus presentaciones, tengas el nivel que tengas. Sí es verdad que si estás más o menos acostumbrado a hablar en público tendrás un mejor rendimiento.

Vamos a ver estas 4 acciones de neurociencia para hablar en público y mejorar tus presentaciones:

1-Los primeros 5 minutos son los más importantes

Tanto si es una reunión, como una charla como un evento informal, los primeros cinco minutos que hables con una persona o grupo de personas son los más decisivos. Las neurociencias han demostrado que cuando hablamos durante 30 minutos, los primeros 5 minutos son el periodo en el que nuestra audiencia más nos presta atención. Nos escanea, nos coloca etiquetas como ‘persona con éxito’, ‘es de confianza’, ‘no sabe hablar’, etc. que van a determinar su percepción durante el resto de la comunicación.

Por eso, el consejo es que, aunque te cuesta hablar en público, deberías prepararte bien las frases que dirás durante los primeros 5 minutos. Escribe algunas ideas, repásalas y en el momento de hablar en público déjate fluir. Algunas frases las puedes repetir de memoria; para otras déjate fluir.

2- Practica para crear vías neuronales más gruesas y obtener más certeza, control y precisión

Cada vez que practicas tu discurso estás creando vías neuronales más gruesas y fuertes. Esto contribuye a que tu cerebro recurra a estos caminos cuando llegue el día oficial para hablar en público. En cambio, cuando no practicamos, lo que hace el cerebro es tomar caminos neuronales aleatorios para conseguir su objetivo (en este caso, hablar en público con un discurso concreto). El psicólogo David Weiner afirma que “cuando practicamos de manera constante, reducimos el número de vías posibles de 100 a aproximadamente 8-10. El cerebro sabrá qué hacer, por lo que será más preciso”.

Por este motivo, practicar nuestro discurso hará que consigamos más confianza y certeza en nosotros mismos, así como un mayor control y precisión.

Además, practicar hace que segreguemos más serotonina, un neurotransmisor que nos hace estar más tranquilos y optimistas. Conseguimos así disminuir el poder de nuestro cerebro primitivo, que es el que nos genera emociones y sentimientos como el miedo y la ansiedad.

3-En presentaciones audiovisuales, combina palabras con imágenes

Hay estudios neurocientíficos que demuestran que las presentaciones estilo powerpoint tienen un mayor impacto en la audiencia si combinan palabras e imágenes.

Los seres humanos procesamos las palabras y las imágenes en diferentes áreas de nuestro cerebro. Por eso los asistentes recordarán más lo que decimos si usamos palabras e imágenes.

No obstante, no hay que abusar de las palabras escritas. Se estima que la mitad de la corteza cerebral está dedicada a la visión, así que hay que potenciar el uso de imágenes, ya que son lo que el cerebro percibe mejor.

4-Usa bloques de contenido de menos de 15 minutos

La atención sostenida es el tiempo que una persona puede estar atenta y alerta ante una situación. Los últimos estudios indican que esta atención sostenida cada vez es menor por los miles de impactos que tenemos de Internet y de los medios de comunicación.

Habitualmente en las personas adultas y los niños más mayores la atención sostenida es de 10 a 20 minutos. Por eso las neurociencias recomiendan hablar en público en bloques de menos de 15 minutos. Lo ideal sería dividir tu discurso en temas o bloques de 5 a 7 minutos. De esta forma garantizarás que la audiencia esté atenta.

Como hemos visto, estas 4 acciones de neurociencia nos ayudan a hablar en público y hacer presentaciones con mejores resultados. En el discurso oral intervienen decenas de elementos más pero estas 4 acciones te ayudarán a mejor tu actuación. En otras entradas veremos más acciones basadas en las neurociencias para mejorar la gran tarea de hablar en público.

es_ESSpanish